De San Román a L'Argañosa

Con punto de partida en San Román, una ruta por el noroccidente del concejo, permitirá descubrir interesantes lugares.

 

Comenzando en la Estación de Ferrocarril y siguiendo la AS-236 en dirección a Pravia, muy pronto entraremos en la parroquia de Fenoeda.

La carretera es paralela a la margen derecha del río Nalón, en una zona de éste que fue famosa antiguamente por la abundancia de salmones y lampreas que en ella se pescaban, objeto de un curioso reparto: la décima quinta parte pertenecía a la Iglesia de Fenoeda, que a su vez era distribuida entre el cura párroco, el convento de monjas de San Pelayo de Uviéu y el de monjes benedictinos de Corniana, en el concejo de Salas.

Tras una corta subida, llegamos a Santosesu, donde se cosechan las mejores fresas del concejo, no en vano sus vecinos suelen ganar casi todos los premios en el Festival que anualmente se celebre en Grullos. En el centro del pueblo está la Capilla de Nuestra Señora, construida en 1.800 a expensas de Doña Antonia Cuervo, tal como nos recuerda la placa de la fachada. Al lado de la Capilla se puede contemplar un curioso ejemplo etnográfico de panera con corredor y arco, comunicando éste, por encima de la calle con el patio. Iglesia de Santa María, parroquia de Fenolleda

En el cruce de carreteras de Santoseso la AS-236 continua hasta Beifar, lugar cuyas casas se reparten entre los concejos de Candamu y Pravia. Para continuar nuestra ruta, regresaremos de Beifar a Santoseso, tomando en el cruce la AS-315 en dirección a La Peral.

Entre campos de fresas se prolonga el caserío del pueblo de Fenoeda hasta la iglesia parroquial de Santa María, con estructura de torre cuadrada y cubierta piramidal. Sustituyó a otra más antigua ubicada en la parte baja de Fenoeda, cuyos restos aún son visibles, entre la maleza, en el sendero que desde Santoseso llega a Espinosa, lugar que, situado al otro lado del arroyo Regueirón, contó con varios molinos, hoy en desuso; se accede a él en vehículo por una desviación en la carretera que desde San Román conduce a La Cueva.

Desde Fenoeda discurre la carretera en continua subida hasta Valdemora. De ella parte, en una cerrada curva a la izquierda, la AS-316 que comunica con el concejo de Sotu'l Barcu y que tomaremos para conocer los pueblos de Ricabu y Fontebona. Pueblo de Ricabo Desde ellos podremos contemplar una excelente panorámica de la desembocadura del Nalón, entre San Esteban y L'Arena. Más abajo, ya en el límite con el municipio de Sotu'l Barcu, se encuentra Santa Olaya.

De vuelta a la AS-315, continuamos hasta Valdemora, lugar que perteneció a la antigua casa de los Omaña, familia con amplias posesiones en León y Asturias, pasando luego a los López Grado. En el siglo pasado Manuel Bances compró el pueblo y, dentro de la labor benefactora ejercida por su familia en el concejo lo restituyó a los vecinos.

En lo alto está la Capilla de San Nicolás, casi iglesia por su tamaño. En el interior hay una imagen de la Virgen de Fátima, de la que se cuenta una curiosa historia: queriéndola llevar a un pueblo vecino, comenzó a llover de tal manera que tuvieron que devolverla de nuevo a la Capilla, momento en el que cesó la lluvia. (Llaves en Casa de Pepe María). Iglesia de San Nicolás en Valdemora

Desde Valdemora se puede optar por realizar el regreso a San Román por el pueblo de Las Parrucas; pueblo cuyas casas se divisan al otro lado del valle.

Continuando la ruta por la carretera AS-315, nos adentramos en la parroquia de Ventosa, parroquia que en otra ruta será, de nuevo, objeto de nuestra visita. Llegaremos al caserío de La Roñada y, desde allí, a Tabláu. En el descenso de la carretera, entre estos dos pueblos, segura que no resistiremos la tentación de detener el vehículo para deleitarnos con la excepcional vista que, del último tramo del río Nalón, se observa.

Atravesaremos Tablado por la estrecha carretera que lo cruza entre sus casas, y nos acercaremos a conocer Reznera y La Rebollada, lugares plenos de sabor rural. Al oeste de Reznera se encuentra Los Valles, al que se llega en vehículo desde La Llamera, perteneciente ésta al municipio de Sotu'l Barcu, ya que desde Reznera únicamente es posible acceder a pie.

De Tabláu continuaremos hasta el límite del concejo por Las Pandiellas; en el mismo límite L'Argañosa reparte sus casas entre los municipios de Illas y Candamu, perteneciendo al primero la muy cuidada ermita de Santana, en donde si inicia la carretera que conduce a Pulide, pueblo también repartido, esta vez, entre Candamu y Castrillón. Vistas desde Tablado

No perderemos la ocasión de subir, en Pulide, al mirador, desde donde se divisa toda la costa central asturiana en extraordinaria panorámica. Lugar éste idóneo para que los amantes de la fotografía puedan disfrutar por completo de su afición.

En el cruce de caminos que hay a la entrada de Pulide, el de la izquierda nos lleva a Faéu, pueblo que pertenece por entero a Candamu y en el que finalizará nuestra ruta.

Para regresar, caben dos posibilidades, ambas desde L'Argañosa: volver a San Román por el mismo camino recorrido, o continuar hasta La Peral, que pertenece al municipio de Illas, para tomar la AS-237 que -dirección Grau- nos lleva a Grullos.